Buscar este blog

viernes, 23 de julio de 2010

La Xunta apunta la rotura de una balsa de purín como causa del vertido en el río Donas


El director xeral de Conservación da Natureza, Ricardo García-Borregón, ha apuntado este viernes la rotura de una balsa de purín de una explotación ganadera como supuesta causa del vertido que mató a más de 500 peces en el Río Donas en las localidades coruñesas de Negreira y Santa Comba. García-Borregón, que acudió a inspeccionar los daños causados por el vertido en la desembocadura del Río Donas, afluente del Tambre, ha explicado, en declaraciones a los medios, que este vertido supuestamente "ha sido una cuestión casual", pero advirtió de otras acciones incontroladas a las que pidió que se ponga coto.
Señaló que el vertido se localizaba en la conexión del Río Donas, que, según dijo, es un lugar "truchero importante", con el arrollo de San Tomé y resaltó que "tiene un volumen en cantidad importante". Además, indicó que se ha detectado la mortandad de más de 500 peces, entre truchas y "alguna anguila". El director xeral recordó que un vertido importante como éste "deja una situación de recuperación complicada".
Asimismo, avanzó que se incoará un expediente "y después de verá si es constitutivo de delito o no". Al respecto, ha insistido en que "se empezará la instrucción del expediente" y se aplicará la legislación en este tipo de casos. García-Borregón, que felicitó a los agentes de Medio Rural y del Seprona por su actuación, comentó que "lo más inmediato" es la mortandad de peces y ha recordado que vertidos con cantidades importantes como en este caso "siempre tienen repercusiones que quedan ahí y tardan en recuperar". Por ello, ha destacado que van a "hacer un seguimiento de cómo se va a ir recuperando", en relación al control de la calidad del agua y otras actuaciones, a partir de lo que, señaló, se tomarán "las decisiones oportunas".
Vertido
Siguen apareciendo, boca arriba y por cientos. El río Donas, a su paso por la parroquia nicrariense de Campolongo, lleva desde el pasado miércoles sembrado de truchas muertas, y con restos de purín en orilla y piedras. "O primeiro día o cheiro era tremendo", relata uno de los pescadores de la zona que dio con la masacre. Enseguida pusieron los hechos en conocimiento del Seprona, que se personó el mismo día, pero el veredicto es evidente: algún desaprensivo quiso desacerse de varios miles de litros de purín.
Así, rastreando corriente arriba, se encontraron con que las aguas aún bajaban negras por un afluente que tiene su origen en la cercana localidad de Santo Tomé de Alvite, y que confluye con el Donas -uno de los cauces trucheros más afamados de la comarca- en el puente que pasa sobre la pista que va a Miñarelle. "Quixemos ver si dabamos co foco... e chegamos a una leira en pendente con millo prantado, e da que baixaban regueiros negros".
Este vertido se diferencia de los tristemente habituales purinazos -periódicamente hay quien aprovecha los pequeños cauces para limpiar las cubas de abono- por su enorme volumen y un detalle que no pasó desapercibido ni a los pescadores ni a los agentes de la ley: "Na zona víanse troitas brancas, porque debían levar xa varias xornadas mortas". De esta forma, cobra más fuerza la hipótesis de que se trate de un punto desde el que algún ganadero (o grupo de ellos) se deshaga periódicamente del purín que les sobra, "porque ademais, neste tempo non ten moito sentido aboar unha prantación de millo tan crecida".
La Policía Municipal, por su parte, también ha elaborado un dossier fotográfico, y ha vuelto a personarse en la zona. "Atopamos decenas de troitas de bó tamaño mortas, pero o problema son as que non se ven e, sobre todo, a cantidade de alevíns mortos", lamentan.

mmanteiga@elcorreogallego.es

jueves, 22 de julio de 2010

Nueva tienda de pesca en Coruña


Por fin Rhodani está en La Coruña

miércoles, 14 de julio de 2010