Buscar este blog

jueves, 2 de julio de 2009

FURTIVO PILLADO

La Policía Local de Vimianzo le decomisa 160 truchas a un pescador que operaba en el río de Sandrexo
Autor:
La Voz

La Policía Local de Vimianzo, en colaboración con el Servizo de Conservación da Natureza de la Xunta de Galicia, intervino el jueves por la tarde una partida de truchas posiblemente capturadas con técnicas ilegales.
Un agente municipal recibió información referente a un pescador de unos 45 años que operaba en la zona comprendida entre los riachuelos de Sandrexo y Xora, ambos afluentes del río Grande. Sobre las siete de la tarde, el policía localizó al implicado que paseaba por la zona en compañía de un hijo. Estaban en posesión de 160 truchas, la gran mayoría de un tamaño inferior al permitido. En total tenían unos 8 kilos de pescado, por lo que, aunque no se le decomisaron artes ilegales, los agentes desconfían de que pudieran ser obtenidos con técnicas prohibidas. «O coche que estaba aparcado cerca de alí tiña pinta de levar todo o día, pero aínda así, é moito pescar para ser á cana», comentaban los municipales entre ellos ayer por la tarde.
En el vehículo, los policías descubrieron una nevera portátil, con conexión a la batería, que podría estar destinada al transporte de las capturas, dado que, según informaron fuentes cercanas al caso, el implicado es reincidente en este tipo de prácticas.
La mercancía ha sido donada a la vivienda comunitaria de Vimianzo y el personal de la Xunta se ha hecho cargo de iniciar el procedimiento sancionador.
El implicado puede enfrentarse a una sanción económica importante porque las capturas no alcanzaban la talla mínima establecida, que es de 19 centímetros. Además, si se demuestra que empleó técnicas prohibidas para conseguirlas la multa se podría incrementar.
En cualquier caso, los agentes confían en que este tipo de acciones sirvan como ejemplo a otros pescadores poco respetuosos con los recursos naturales que, en el caso de los piscícolas, son cada vez más escasos en la comarca.
En el inicio de esta temporada, en la que, por primera vez, se han acotado zonas de río para practicar la pesca sin muerte, los aficionados se quejan de las pocas truchas que hay en la comarca, debido a los altos niveles de contaminación que tienen que soportar las aguas.

No hay comentarios: