Buscar este blog

sábado, 25 de julio de 2009

Y OTRO...............

Un vertido contaminante en el río Rons alcanzó ayer las Marismas de Alba dejando, a su paso, un centenar de truchas y anguilas muertas. Se trata además de un entorno de especial riqueza paisajística que aspira a ser registrado como Espacio Natural de Interés Local (ENIL).

Alrededor de las once de la mañana, operarios de la concejalía de Medio Ambiente Natural detectaron una mancha "con un olor desagradable y una buena cantidad de espuma", sin coloración pero con un aspecto turbio, según destacaron desde el Gobierno municipal.

Tras dar parte al Servicio de Protección de la Naturaleza, a la Guardia Civil y a las policías local y autonómica, los propios trabajadores municipales tomaron las primeras muestras de agua. Las primeras pesquisas no permitieron averiguar el punto de origen, pero se estima que el vertido podría haberse producido durante la noche como un hecho puntual.

viernes, 24 de julio de 2009

MORTANDAD EN EL MANZANILLO (SUMA Y SIGUE)







Un vecino del lugar de Vigo (A Escravitude-Padrón) dió la voz de alarma cuando detectó un vertido en el río Manzanillo, afluente del Sar que lo recibe en Ribasar.El personal de Medio Ambiente retiró 485 truchas muertas, abundando los alevines de menos de 9 cm.El origen no se concretó pero todo parece indicar que fue un escape de la depuradora de una fábrica de aluminios asentada en el lugar.Tambien se personó la Guardia Civil de Padrón y el equipo de toma de muestras del Seprona.

martes, 14 de julio de 2009

Un nuevo vertido en Os Gafos causa una mancha blanca de unos dos kilómetros


Medio Ambiente lo atribuye a obras del AVE

Mancha blanca que afectó ayer a unos dos mil metros del río. // Gustavo Santos


REDACCIÓN - PONTEVEDRA Los vertidos en el río de Os Gafos comienzan a convertirse en una negra costumbre. Ayer, este cauce volvió a registrar uno de estos episodios, al aparecer a última hora de la mañana manchado de un color blanquecino que se extendía al menos durante unos dos kilómetros.Los primeros avisos se realizaron hacia las 12,30 horas al servicio 112 de emergencias, pero después ya se recibían alarmas en la Consellería de Medio Ambiente, Augas de Galicia y la Policía Autonómica, así como por parte de miembros del colectivo ecologista Vaipolorío.Durante la tarde, integrantes de esta agrupación y técnicos de Medio Ambiente realizaban una inspección por el río para tratar de detectar el origen del vertido. Mientras los primeros comprobaban como no se había producido mortandad de peces, al contrario de lo ocurrido en otras ocasiones, los segundos descubrían que la mancha blanca procedía, al parecer, de una balsa de decantación de las obras del AVE en la zona de Tomeza. Según esta versión, la balsa desbordó y la mezcla de tierra y otros elementos se deslizó hacia la agua durante unos dos mil metros. De hecho, la mancha blanquecina era aún muy visible, con notable intensidad, en la zona de O Marco, donde comienza la senda fluvial del tramo rural del río.Acta de inspecciónLos técnicos de la consellería, además de levantar la correspondiente acta de inspección, emplazaron a la empresa que ejecute las obras del AVE a que adopte las medidas necesarios que eviten la repetición de este tipo de episodios.Este vertido se suma a los que ha sufrido el río de Os Gafos en las últimas semanas, especialmente a causa de una alcantarilla en mal estado en las inmediaciones de Ponte do Couto y que incluso provocó una notable mortandad de peces. Vaipolorío, que acaba de comenzar una nueva campaña de limpieza del cauce, aclaró que el vertido de ayer no está relacionado con este problema.

LA VOZ DE GALICIA

jueves, 2 de julio de 2009

FURTIVO PILLADO

La Policía Local de Vimianzo le decomisa 160 truchas a un pescador que operaba en el río de Sandrexo
Autor:
La Voz

La Policía Local de Vimianzo, en colaboración con el Servizo de Conservación da Natureza de la Xunta de Galicia, intervino el jueves por la tarde una partida de truchas posiblemente capturadas con técnicas ilegales.
Un agente municipal recibió información referente a un pescador de unos 45 años que operaba en la zona comprendida entre los riachuelos de Sandrexo y Xora, ambos afluentes del río Grande. Sobre las siete de la tarde, el policía localizó al implicado que paseaba por la zona en compañía de un hijo. Estaban en posesión de 160 truchas, la gran mayoría de un tamaño inferior al permitido. En total tenían unos 8 kilos de pescado, por lo que, aunque no se le decomisaron artes ilegales, los agentes desconfían de que pudieran ser obtenidos con técnicas prohibidas. «O coche que estaba aparcado cerca de alí tiña pinta de levar todo o día, pero aínda así, é moito pescar para ser á cana», comentaban los municipales entre ellos ayer por la tarde.
En el vehículo, los policías descubrieron una nevera portátil, con conexión a la batería, que podría estar destinada al transporte de las capturas, dado que, según informaron fuentes cercanas al caso, el implicado es reincidente en este tipo de prácticas.
La mercancía ha sido donada a la vivienda comunitaria de Vimianzo y el personal de la Xunta se ha hecho cargo de iniciar el procedimiento sancionador.
El implicado puede enfrentarse a una sanción económica importante porque las capturas no alcanzaban la talla mínima establecida, que es de 19 centímetros. Además, si se demuestra que empleó técnicas prohibidas para conseguirlas la multa se podría incrementar.
En cualquier caso, los agentes confían en que este tipo de acciones sirvan como ejemplo a otros pescadores poco respetuosos con los recursos naturales que, en el caso de los piscícolas, son cada vez más escasos en la comarca.
En el inicio de esta temporada, en la que, por primera vez, se han acotado zonas de río para practicar la pesca sin muerte, los aficionados se quejan de las pocas truchas que hay en la comarca, debido a los altos niveles de contaminación que tienen que soportar las aguas.